Contexto Bilbao-Pamplona-Logroño

Una experiencia colectiva

 

 

Cuatro casos de estudio en Bilbao, Pamplona y Logroño.

Características de la zona. Contextualización

 

 

Bilbao, Pamplona y Logroño constituyen tres casos urbanos muy distintos entre si, aunque comparten similitudes si se comparan con Valencia. Por un lado, comparten la zona de influencia de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) como generadora de pensamiento por un lado, y Arteleku, por otro. Históricamente también comparten, a excepción de Logroño, una lengua común y una foralidad propias

 

Bilbao es una ciudad postindustrial donde el modelo Guggenheim se vio como oportunidad para reflotar la crisis económica que desencadenó el desmantelamiento de la industria pesada de la zona. La transformación urbana de la ciudad en los últimos quince años ha sido espectacular. El museo supuso una transformación urbana completa -en sucesivas fases- de toda la zona a lo largo de la ría a ambos lados del solar de los antiguos astilleros Euskalduna, lugar en que se diseñó el emplazamiento del edificio. Se desarrollaron planes urbanísticos y se reintegraron edificios singulares, lo que supuso ganar un espacio público a la vieja ciudad donde antes sólo había edificios industriales abandonados. En estos años toda la ciudad, prácticamente todos sus barrios se ha transformado. El Museo Guggenheim Bilbao constituyó un modelo a seguir por otras muchas ciudades de la geografía española donde se vio como motor económico, como un reclamo turístico. Sin embargo, la gestión interna del Museo quedó vinculada a la Fundación Guggenheim y el proyecto no fue bien acogido por parte del sector artístico en el contexto local, de entrada.

 

Como contrapartida existía un proyecto ideado por el gran Jorge Oteiza , uno de los mayores exponentes de la Escuela Vasca de Escultura, que proponía la recuperación del edificio de la Alhóndiga para albergar el Centro Cultural de la Alhóndiga, en cuya base proponía el arte como construcción de la persona y por tanto motor de regeneración social tras el final de la actividad industrial. Muchos de los agentes del arte en aquella época, en torno al año 1997 (año de apertura del Museo Guggenheim) se lamentaban de no haberlo desarrollado.

 

El deseo de vincular la ciudad al mapa de destinos turísticos europeos ha supuesto una realidad bien distinta. Esa apertura hacia el mundo fue llegando a la sociedad de manera irregular en unos barrios y otros. Los colectivos entrevistados se ubican en un barrio donde tradicionalmente han vivido los artistas locales, una zona céntrica pero degradada a pesar de los sucesivos planes de rehabilitación llevados a cabo por el ayuntamiento. Esta zona ha vivido durante años paralelamente a ese mundo de visitantes famosos del museo y convive con una masa poblacional inmigrante, pobre y marginal. Aunque no es exclusivo de esta zona, en Bilbao La Vieja se han desarrollado durante años todo tipo de locales alternativos en torno al arte, el diseño o la moda, vinculados a la cultura gay, a la puesta en valor de la cultura autóctona vasca, a la investigación artística y del pensamiento, al reciclaje de muebles y ropa, etc.

 

Otras zonas similares como Rekaldeberri-Larraskitu y Rekalde han acogido proyectos de interés para el tema de estudio tan importantes como es el caso del Gaztetxe de Kukutza, un edificio social ocupado demolido hace exactamente dos años, en Septiembre de 2011. Un ejemplo de regeneración social de una de las zonas más deprimidas de la ciudad que fue desalojado por orden de los mismos dirigentes que apoyaron la construcción del Guggenheim y estuvieron apoyando incluso económicamente el proyecto del gaztetxe durante años. Es de gran interés citar el documental Kukutza III, realizado por Roberto Lobato y Arantzazu Rojo sobre este controvertido proyecto social. Analizar las causas de este suceso no nos corresponde aquí pero su importancia e influencia requieren de un análisis en profundidad.

 

Es también de gran interés para nuestro tema de estudio citar a Consonni, una productora de arte localizada allí desde 1997, que está conformada por dos entidades jurídicas vinculadas: una asociación sin ánimo de lucro de titularidad privada que surge en ese mismo año y una pequeña cooperativa creada en el 2009. Consonni “opta por el camuflaje como método de acción y estrategia. La producción artística en su sentido más inmaterial y comunicativo y el propio sistema del arte no son sólo su praxis y contexto sino parte del propio análisis y cuestionamiento (…).”

Finalmente, cabe mencionar también la existencia de movimientos vecinales en otra zona bilbaína frecuentemente habitada por artistas como es Zorrozaurre , que han reaccionado asociándose y actuando para hacer frente común al plan urbanístico diseñado por Zaha Hadid para transformar una zona heredera del pasado industrial de la ciudad.

 

Ya en Vitoria-Gasteiz, otro caso de asociación influyente, es la Asamblea Amarika de Álava, aunque finalizó su actividad en 2011. Fue “un colectivo de artistas, creadores, personas relacionadas social y/o laboralmente con el arte y la cultura (…) independiente que pretendía desarrollar e incentivar la creación artística dentro de la comunidad local buscando la dignificación de su medio profesional.”

Finalmente, en San Sebastián-Donostia es fundamental referenciar Arteleku como el centro atractor y de mayor influencia dentro de las instituciones artísticas vascas, e incluso estatales, ya que constituye un referente del pensamiento crítico a nivel nacional. Es y ha sido co-autor de numerosas investigación y publicaciones de vital influencia sobre el desarrollo del arte y el espacio público.

 

En Pamplona-Iruñea cabe mencionar un proyecto que se está gestando actualmente consistente en hacer confluir a un buen número de colectivos diversos en una Ikastola -una antigua escuela vasca- abandonada. Por lo demás, no es una ciudad en la que existan muchos colectivos de artistas. Hay que citar la existencia de El vértigo de la trapecista, “una asociación cultural sin ánimo de lucro que se creó en el 2008. Una de sus principales iniciativas ha sido la gestión del Barrio de los Artistas, que pretende promocionar el diálogo de la ciudadanía por medio del arte y unir al público y al artista en los propios estudios de creación, así como la búsqueda de espacios alternativos para la expresión del arte.”

 

La situación de Logroño es completamente distinta a las demás. Es la comunidad autónoma más pequeña y está basada en una economía fundamentalmente agrícola volcada al turismo rural y gastronómico aunque, curiosamente, tiene la mayor empresa de Internet de todo el Estado, Arsys. En relación al contexto artístico, su peculiaridad consiste en ser una de las únicas comunidades de ámbito nacional cuyo Museo Provincial permanece cerrado desde hace más de diez años. Se prevé que en año 2013 o quizás 2014 el Museo de la Rioja abra sus puertas al público. Para entonces tendrán que considerar la existencia de su versión conceptual que describimos a continuación.

 

Si quieres saber más escribe a info@unaexperienciacolectiva.net

Otra obra de iskaskun.net

Licencia de Creative Commons