Hacia una crítica institucional

Una experiencia colectiva

Hacia una crítica institucional: modelos de gestión y autoorganización en el ámbito artístico nacional

 

En este trabajo, hemos seleccionado un tipo de colectivos que coinciden en mantener intacto el carácter original de la estructura que se ha definido en el origen de la palabra ekklesía como tipo de organización asamblearia de raíz democrática y, en algunos casos, también comunitaria en su forma ritual de reunión en torno a la comida.

 

Si bien es cierto que en la práctica, las asambleas funcionan de una forma no tan horizontal como desearíamos -ya que entran en juego todos los prejuicios que cada individuo conllevamos-, también es cierto que se da la oportunidad a todas las personas de la comunidad a expresarse, ser escuchadas y, en consecuencia, tenidas en cuenta.

 

Esta estructura nos resulta especialmente interesante ya que se trata de una forma asociativa inversa a las estructuras de los poderes institucionales; en nuestra sociedad, éstos se articulan con una jerarquía piramidal, que en ocasiones tienden a tildar estas formas organizativas de “poco eficaces” o “poco funcionales”.

 

Desde los parámetros de productividad que rigen el mundo capitalista y la lógica del mercado, éste ha sido un argumento general expuesto en contra de las agrupaciones asamblearias horizontales. Hay que decir aquí, que los objetivos o fines en unas estructuras y otras son radicalmente distintos, lo que determina imposible realizar juicios de valor objetivos de unas hacia las otras, y viceversa. Conviene destacar la falta de cultura asamblearia. El propio sistema educativo proporciona muy pocos conocimientos en este sentido, además de la escasez de modelos.

 

Evidentemente, dichas formas organizativas humanas tienen, un carácter muy político: suponen trazar un nosotros frente a una exterioridad pero intentando no reproducir las mismas estructuras, ya que esto nos llevaría al modelo económico y social capitalista contra el que trabajan la mayoría de los ejemplos analizados.

 

Parece que hablar de un “nosotros” implica siempre que en algún momento ha existido una construcción identitaria de base dentro del grupo: un constituirse del nosotros frente al otros. Sin embargo, es en el término "nos-otros" donde la pluralidad viene no de la oposición a "yo" sino de la alteridad, o presencia de esos "otros" (Carriazo, 2013).

 

 

 

 

Si quieres saber más escribe a info@unaexperienciacolectiva.net

Otra obra de iskaskun.net

Licencia de Creative Commons